Noticias
Saludo a las mujeres rurales en su día, reconociendo su sacrificio y reclamando mayor igualdad
Novedades / 15-10-2021

Saludo a las mujeres rurales en su día, reconociendo su sacrificio y reclamando mayor igualdad

Por Carolina Llanos, Vicepresidenta del RENATRE y Secretaria de Igualdad de Género en UATRE y Directora del Observatorio Nacional de Trabajadores Agrarios (ONTA)

Como dirigentes, ciudadanos y ciudadanas, es necesario tener una perspectiva de género, y transitar con conciencia por ese camino. En el caso de la situación de las mujeres rurales, por cuestiones históricas, socioeconómicas y culturales, la mirada de género, en el sentido más positivo y saludable del término, está ampliamente justificada.

No nos alcanzarían las palabras para profundizar sobre el rol que juegan las mujeres en la agricultura y el arraigo rural, y la importancia que tiene en nuestro país en las diferentes economías regionales. Su papel preponderante no solo es en el seno de la familia rural, lugar al que se le ha asociado históricamente y donde aún desempeña un arduo trabajo no remunerado, sino, además, en la producción agropecuaria, porque si ha habido un sector en el que las mujeres siempre han trabajado, ese es el campo.

En el ámbito rural las mujeres han comenzado un proceso de participación creciente en diferentes movimientos sociales, culturales y políticos en toda América Latina, sin perjuicio de ello, el trabajo de las mujeres rurales continúa invisibilizado y lejos del reconocimiento que merece.

En este Día Internacional de la Mujeres Rurales, tenemos la obligación de evaluar la importancia de las mismas en nuestro país con el desafío de lograr una valoración y un reconocimiento equitativo en todos los roles que juegan las mujeres que se desempeñan en el ámbito rural, tanto trabajadoras, como productoras, profesionales, amas de casa, y el enorme valor que genera tanto en lo social como en lo económico.

Existen problemáticas que deben ser  resueltas visibilizando el trabajo realizado por las mujeres rurales,  elevando la calidad de sus derechos, como por ejemplo que exista a igual trabajo igual remuneración.

Una manera de evaluar el grado de equidad que enfrentan las trabajadoras rurales en nuestro país es analizar su situación salarial respecto a la de los trabajadores varones. En este sentido, se observa que aún persisten diferencias significativas, de acuerdo a las estadísticas del RENATRE y del ONTA, durante el primer semestre 2021, el 56% de las trabajadoras rurales, cobraron menos de $ 40.000, mientras que el 36% de los hombres cobraron por debajo de dicho monto, más alarmante aún, el sueldo promedio de las mujeres es un 18% menor al promedio salarial de los trabajadores varones.

Resta mucho por hacer para terminar de equiparar la situación laboral entre hombres y mujeres, como sucede en muchas actividades de la economía, y el campo no es ajeno a esta situación. Entendiendo que hay una nueva mirada sobre el rol cultural que se le da a las mujeres, que no debe ser necesariamente en el hogar, trabajo que han desarrollado con el cariño y dedicación que todos conocemos, pero esto debe ser siempre una elección personal y para ello debemos brindar igualdad de oportunidades.

Una iniciativa en este sentido, son los Centros CRECER del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores, donde se brinda un lugar de contención a los hijos e hijas de los trabajadores y trabajadoras rurales que se desempeñan en actividades intensivas de cosecha. Estos, además de ser una herramienta fundamental contra el trabajo infantil, dejando a los menores en espacios de educación y juego, les brindan a las trabajadoras la oportunidad de desempeñarse en diversas actividades. Estas políticas son igualadoras al otorgarles la decisión a las mujeres de insertarse en el mercado laboral si así lo desean.

Sin duda, la lucha por la igualdad en el ámbito del trabajo rural continúa siendo una asignatura pendiente. Hoy, el Día Internacional de las Mujeres Rurales, es una excelente ocasión para volver a colocar el tema en la agenda y seguir abogando por la igualdad en lo económico y la equidad de oportunidades.